buscar

Arenales 1239 - Planta Alta “P” [mapa]
Tel 4813-1912
Lun a Vie 13 a 19.30 hs.

República de Waires

República de Waires

Claudio Larrea

Del 29 de Septiembre al 28 de Octubre de 2016 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
anterior siguiente
 
anterior siguiente
 
 

El perfil neto de una arquitectura monumental enmarca la vista en picada sobre una ciudad majestuosa. Una metrópolis en sombras, negra, amenazante. Es Waires. Una fotografía que se nos aparece como síntesis de esta exposición y también de la república: sombras amenazadas y amenazantes de la bandera, melancólicas estatuas que se piensan, decadencia de edificios emblemáticos, escaleras, vitrales, pasajes vacios, el Edelweiss amado. Suspiros y respiros contenidos de un pasado vivo.
 
Ausente por varios años del país, a su regreso, Claudio Larrea necesita asir la ciudad. Sale regularmente a fotografiarla y la distancia de su mirada extrañada le permite ver aquello que, por habitual, hemos dejado de ver: decadencia y grandeza, marginalidad, tensión social, asombro y angustia de una majestuosidad desepocada. El resultado de esa cacería fotográfica azarosa será organizado luego por series con la complicidad de José Manuel Elliot Eyras, su compañero, quien conoce su trajinar y actúa casi como curador en las sombras.
 
Aparece así República de Waires, título que refiere obviamente a la república de Weimar. Instituida luego de la caída del imperio alemán, como consecuencia de la revolución obrera de 1918, tuvo una intensa actividad artística e intelectual marcado a su vez por la inestabilidad política y social –la aparición de nuevas formas sociales y el temblor de las jerarquías existentes– y cuyo dramático fin fue el ascenso de Hitler al poder, en 1933.
 
Numerosos artistas, y los fotógrafos en particular, usaron sus imágenes para explorar la nueva sociedad alemana. Algo de ese proceder (y resultados) existe en nuestro artista. Así, es inevitable la referencia al cine alemán, y a la fotografía de August Sander y su trabajo de documentación sobre la gente de su época. Como aquel tiene Larrea el encuadre amplio que, tanto en arquitectura como en retratos, permite adivinar algo más del entorno y del lugar de lo fotografiado en la ciudad: las depuradas imágenes de Larrea hacen sospechar siempre que estamos hablando también de cuestiones sociales y políticas. Encuadre, luz, texturas resultan en la singularidad de sus fotografías. Finalmente el formato elegido para sus copias parece apelar a una aproximación personal, a una relación íntima con el espectador y un llamado a recuperar el silencio, como dice Claudio Larrea.

María Teresa Constantin
 
República de Waires
La Divina Decadencia.
 
La ciudad es el tema.
O, más bien, su fantasma.
De ahí el blanco y negro, las sombras expresionistas, los personajes adivinados o apenas entrevistos, una fascinación y una amenaza.
De ahí Buenos Aires.
 
El ojo de Claudio Larrea, más irónico que melancólico, nos revela inesperadamente en sus fotos que hubo (hay) una Weimar perdurable en Buenos Aires.
 
Argentina nació como República en 1916, con la asunción de Hipólito Yrigoyen como el primer presidente electo por la ley de sufragio universal.
 
Solo tres años después, en 1919 y en otro continente, nacía la República de Weimar. Alemania había perdido la Gran Guerra y su castigo fue el Tratado de Versalles.
La humillación se llevó puesto al káiser Guillermo, rey de Prusia y emperador alemán. La renuncia fue enviada vía telefónica.   Comenzaba la modernidad. Para Brecht, la modernidad fue la pináculo de la alienación del hombre.
Ciudades y seres que pueblan las pinturas de Grosz y de Otto Dix, o las películas de Murnau y de Fritz Lang, recordado por Metropolis
 
Lo que capta Claudio Larrea es un inquietante aquí y ahora con reminiscencias de guerra sorda, agazapada. Una guerra que la Argentina no vivió pero que recibió en la forma de inmigrantes aterrados en masa, gente que trajo sus propios artes y oficios, sus propias luces y sombras.
Y, desde luego, la Divina Decadencia.
 
Gonzalo Demaría
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

  

Claudio Larrea

 

Nacido  en Argentina,  estudió  periodismo  e Historia  del  Arte  en Buenos Aires y Técnicas Audiovisuales en Madrid.

En  1986 comenzó su   carrera profesional  como Director  de Arte  en la producción de portadas y artículos para revistas:   Rolling  Stone, Playboy, Cosmopolitan.
 
En paralelo desde 1999 se inició  como Director de Arte en publicidad para Cinetauro. A comienzos del 2001 se trasladó a Barcelona (España), fijando allí su  residencia por  nueve años. Durante ese tiempo se desempeñó como Director  de Arte  en  videoclips  (Kylie  Minogue:  "Body   Language")  y  en publicidades dirigidas por  Isabel Coixet, María Ripoll,  Cesc Gay,  Blanca Li entre  otros. Simultáneamente,  realizó  diversos  viajes  fotográficos  a La Habana , Nueva York, Estambul, y Budapest, concentrándose en paisajes urbanos y arquitectónicos. 
 
A   principios del  2010, de regreso a Buenos Aires, comenzó a realizar  un  relevamiento fotográfico  de la  ciudad, en un proyecto que se denomina  "El Amante de Buenos  Aires". Reconoce como sus   influencias   fotográficas   a Robert  Frank,  Horacio   Coppola,  Cartier-
Bresson y John Szarkowski.
 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus