buscar

Libertad 1240 PB 9. Buenos Aires. [mapa]
Lun a Vie de 11 a 13 y 15 a 20 hs. Sab de 11 a 13.

Puertas que fluyen entre el Cielo y la Tierra

Marta Pérez Temperley

Del 26 de Agosto al 20 de Septiembre de 2008  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
 
 

Inaugura martes 26 a las 19 hs.
Texto de Sergio Etcheverry / Cuando la obra de Marta llegó a mí, la inefable simbología de los auténticos alquimistas se presentó con toda su potencia renaciendo desde su caos original. Me reencontré con poderosas imágenes reencarnadas de los grabados de Mateo Merian, que iluminaron la grandiosa obra de Robert Fludd, o las reveladoras alegorías alquímicas de Basilio Valentín y muchos otros emblemas radiantes de vida. Verdaderos mapas prácticos de acción, incluyendo hasta hexagramas del Libro de las mutaciones, que preservan por vía del iniciático secreto los misterios de la creación del Cielo, la Tierra y el Hombre. Marta los plasmó en forma de "puertas" moldeándolos en el propio caos demiúrgico de su creación, para darle a su obra un signo mixto de culturas y significancias personales profundas. A los ojos de algunos podría sugerirse hasta la existencia de un sincretismo simbólico, pero nunca debe olvidarse que el símbolo subyace a toda cultura y a la enmarañada evolución del hombre. Estas puertas, que invitan a abrirse y cerrarse con las atronadoras campanas de los sentidos y el fuego de la conciencia, son complejos mapas que conducen a la realización operaciones concretas transformadoras de la materia y del hombre. En este sentido divino se constituyen en un trascendente tesoro para quienes estamos dispuestos a escuchar las divinas armonías secretas de la sinfonía magna. Todo símbolo plasmado entre nosotros es la propia encarnación de una fuerza vital que nutrida por el esperma macrocósmico creador produce un cambio. Este cambio opera con o sin la presencia de un observador. Es la obra prima de la vida que produce la generación, preservación, destrucción, y regeneración de todas las Cosas.Dicho en palabras simples: un símbolo es un ser con conciencia propia plasmado en materia que nunca descansa... O acaso: ¿La tierra no es un Cielo (Fuego) coagulado o fijo? Cada una de estas puertas contiene una reunión cósmica de misterio y sorpresa. Son puertas vibracionales, que seguramente, despojadas de su brillo sagrado, para el observador común serán limitadas a ser cuerpo físico de cajas. Pero: ¿Cómo evadir la resonancia que producen ya que nacieron desde un Arte Real que es un ser con conciencia? La simbología frontal de las puertas contiene el principio tierra; el cuarto elemento surgido del Caos, la Matriz y Madre de todas las criaturas de este mundo. En casi toda la obra este "emblema espacial concreto" es atravesado por una recta vertical que es la llave activa, el tiempo. Al abrir las puertas la creación multiplica sus dones: el UNO se refleja en dos activando así la conexión al macrocosmos y el origen de todo. El interior de las Puertas reúne matrices de Cielo (Fuego) en el particular orden plasmado por la artista. Allí sí puede olerse el perfume del origen, que termina de abrir y corporizar la memoria de los sentidos casi como cenizas del paraíso, porque la semilla de vida reside en el interior oculto de la materia, resonando como un fuego invisible que todo lo toca, todo lo vivifica. Como dice el maestro Louis Cattiaux en su "Mensaje Reencontrado": "El artista verdadero sólo conoce la tierra y el cielo..." y "Cuando el símbolo es una realidad, es imposible descubrirlo sin la ayuda de Dios". Le invito a abrir estas puertas. Descúbralas en su interior.

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus