buscar

Suipacha 1217 [mapa]
Lun a Vie de 12 a 20 hs.

Es difícil eludir la Armadura Fundamental

Pablo Ramírez Christian Bordes

Del 30 de Agosto al 20 de Septiembre de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
 
 

Fotografías de Christian Bordes y dibujos de Pablo Ramírez.

 El 30 de agosto de 2008 Christian Bordes y Pablo Ramírez acordaron espontáneamente documentar un proyecto personal que involucraba a uno como fotógrafo y al otro como modelo, pero a ambos como artistas. Este registro, que no tuvo en su origen un destino definido, fue convirtiéndose paso a paso en una transformación testimonial. A lo largo de los encuentros que mantuvieron por mas de 1 año, con el afán de cumplir con una meta simbólica, ambos se vieron involucrados en un proceso que los llevó a un intercambio de miradas, de silencios y de diálogos implícitos.
Sin agenda y con el  ánimo como único responsable, algunos sábados elegidos entre el azar y las posibilidades, al cerrar la tienda Ramírez de San Telmo, el espacio se convertía en un estudio / sesión.
A Christian y Pablo los une una amistad de muchos años, y la confianza para compartir la intimidad de este diálogo visual con el espectador.

Las imágenes creadas, unidas en sincronía atemporal, conforman la síntesis que representan las obras exhibidas en la muestra.
Estas fotografías traen consigo la oportunidad de elaborar una nueva conciencia sobre la propia imagen, pero esa conciencia también trae aparejada la separación del cuerpo respecto del yo. Y el abanico de posibilidades que eso representa puede enfrascarnos en un profundo goce estético o enfrentarnos a lo más oscuro de nuestra propia naturaleza, a los miedos irracionales que operan por exceso o por defecto en el propio cuerpo.

 

¿Qué es lo valioso de estas imágenes? La fotografía puede plantearse como una herramienta de registro de medición, imprimiendo información de peso, forma y fecha, pero por sobre todo tiene la capacidad de convertirse en lenguaje y temperamento de dos personas que eligieron ser amigos.


INDIE
Las imágenes de esta muestra traen consigo la oportunidad de elaborar una nueva conciencia sobre la propia imagen, pero esa conciencia también trae aparejada la separación del cuerpo respecto del yo. Y el abanico de posibilidades que eso representa puede enfrascarnos en un profundo goce estético o enfrentarnos a lo más oscuro de nuestra propia naturaleza, a los miedos irracionales que operan por exceso o por defecto en el propio cuerpo.

 

___________________________________________________________________________________________________________________

 

Una erótica del límite

La fotografía posee el secreto de la intimidad.
Encerrados en un estudio, solo las luces son el testigo de los estados mas privados
del sujeto fotografiado y el fotógrafo.
Cuando el disparador suena, algo irreversible acontece.
Todos los sentimientos del cuerpo quedan sepultados en la toma.
Soledad, temor, excitación, exhibicionismo, anhelo, deseo, calor, melancolía y ternura.
Todos juntos y al unísono se dejan oír en ese intervalo de luz.
Una ceremonia privada acontece.
Un pacto de sangre se sella.
Estas imágenes hablan de este pacto, revelan su física, su ética y su estética.
Narran con afecto el acompañamiento de un proceso de transmutación.
Un silencio cómplice y leal, se escucha en cada imagen.
Solo el cercano y profundo vinculo de amistad, es testigo de este desnudamiento
del alma en sus estados de temblor.
Un gélido y cálido tegumento aurático, recorta este cuerpo entregado al otro.
Solo cuando la crisálida esta preparada para dar a luz , el proceso llega a su fin.
Y con intensa alegría el temor oscuro de la primeras imágenes da paso a un nuevo
estado del cuerpo, un renovado status emocional.
Un naciente cuidado de si que alinea el alma con los límites del cuerpo.
Una erótica de los limites da carne, a lo inmanente encarnado.
Deseo estallando.
Las miradas se cruzan cómplices, ahora en la galería ambos vestidos de negro
reciben a los invitados, toda la belleza ilumina el nuevo estado de cosas.
Los oscuros padecimientos quedan atrás, solo esa nublada mirada de tristeza nos
recuerda los combates del sujeto consigo mismo.
Las fotos de las batallas hoy cicatrizan las heridas y las hacen brillar.

 

Fabiana Barreda


 

TEXTO CURATORIAL

 
  • Mindy Lahitte

  “no vemos las cosas como son, sino como somos”
    pensamientos sobre las fotografías de Christian Bordes y Pablo Ramírez

 

Un cuerpo experimentado, contempla un cambio, anhela liberarse de su propio encierro material, de los límites que imponen las leyes de la naturaleza.
La carne puede desafiar la gravedad, la anatomía, la biología, el tiempo y la razón.

La gran pregunta es si llegará un momento en el que espíritu humano encuentre acomodo en la carne.
El proceso fotográfico, como una oración en silencio, parece intentar buscarle respuestas.
La premisa que los une es que el cuerpo es nuestro vínculo común. Para ellos y para toda la humanidad.

El registro busca contar una historia prescindiendo del relato moralizante. Una cuestión central que puede empañar todo lo inmaterial e inasible del vínculo fraterno. La mirada es de un otro pero también es de un nosotros; y ese espacio de legitimación afectiva deja a la luz cómo las emociones modelan cuerpos pero fundamentalmente relaciones. La mirada tampoco penetra como voyeurista, sino como protagonista y testigo de sucesos fundamentales: el amor, el dolor, la tristeza, la alegría y el ciclo vital.

El cuerpo fotografiado y el cuerpo de quien fotografía, ambos están predispuestos a la ceremonia. El fotógrafo dispara no para violentar, sino en procura de una fusión íntima. No busca transformar sino participar de una confirmación de votos de cercanía. Cada momento de epifanía los aborda, cada obra revela la decisión de extimar lo sacro y lo profano del cuerpo, de una vez y para siempre.

Man Ray decía que la fotografía podía ser arte, pero sólo si el ojo se subordinaba a una visión interior.

A veces un fotógrafo nos proporciona un símbolo de nuestra propia enajenación.
El intenso escrutinio del yo con la esperanza de obtener una nueva perspectiva sobre la existencia de uno mismo o de la humanidad en su conjunto no equivale a una obsesión narcisista.

La fotografía trae consigo la oportunidad de elaborar una nueva conciencia sobre la propia imagen, pero esa conciencia también trae aparejada la separación del cuerpo respecto del yo. Y el abanico de posibilidades que eso representa puede enfrascarnos en un profundo goce estético o enfrentarnos a lo más oscuro de nuestra propia naturaleza, a los miedos irracionales que operan por exceso o por defecto en el propio cuerpo.

Hay una parte de todo proceso de transformación que necesita de mucha soledad, pero hay una capa posterior que pretende dar cuenta del mundo exterior y buscar la mirada sostenida y aprobatoria del resto.

Nan Goldin escribió: "Creo que uno debería crear a partir de lo que conoce y hablar sobre su propia tribu. Sólo puedes hablar con verdadera comprensión y empatía sobre lo que has experimentado”.

¿Qué es lo valioso de estas imágenes? La fotografía puede plantearse como una herramienta de registro de medición, imprimiendo información de peso, forma y fecha, pero por sobre todo tiene la capacidad de convertirse en lenguaje y temperamento de dos personas que eligieron ser amigos.
 

 

Mindy Lahitte
        Curadora

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus