buscar

Junín 1930 [mapa]
Lun a Vie 14 a 21 hs. Sáb Dom y fer 10 a 21 hs.

www.centroculturalrecoleta.org

Argentina 1848-2010. Fotografia documental y artes visuales

Argentina 1848-2010. Fotografia documental y artes visuales

Muestra colectiva

Del 03 de Marzo al 24 de Abril de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
Descargar

DESCARGAR CATALOGO

 
anterior siguiente
 
 

Sala Cronopios, J y C.

La muestra propone una lectura de los acontecimientos constitutivos de la idiosincrasia argentina, a partir de un diálogo novedoso entre la fotografía histórica y de autor, y el arte contemporáneo, con el propósito de alentar nuevas reflexiones estéticas sobre el relato histórico.
A través de 250 imágenes documentales y 52 piezas artísticas, entre las que se destacan fotografías contemporáneas, videoinstalaciones, esculturas y obras pictóricas, el relato elegido por la curadora Diana Wechsler discurre sobre distintos momentos de la historia argentina, conformando un mosaico iconográfico diverso y de lectura multiforme.


La propuesta curatorial de la muestra “Imágenes e historias. Argentina 1848-2010. Fotografía documental y artes visuales” apunta a reorganizar el relato fotográfico-documental en tres grandes series que se despliegan en el tiempo: “Espacio y modernidad”, “Miradas sobre lo social” e “Imágenes de la política”.
Un friso de imágenes que dialogan y confrontan con una acotada selección de obras de artes plásticas modernas y contemporáneas, algunas producidas especialmente para esta muestra.


El material sobre el que se construye el relato de la exhibición “Imágenes e historias. Argentina 1848-2010. Fotografía documental y artes visuales” cruza los hechos dramáticos de nuestra historia política con otros acontecimientos sociales y culturales que, desde el siglo XIX hasta el siglo XXI en curso, dan forma a la identidad argentina.
La historia argentina no se comprende sin el contexto latinoamericano, del mismo modo que el mundo moderno tampoco se entiende sin la presencia de América latina, cuya vocación de universalidad ha estado siempre más allá de la necesidad del continente de constituirse en naciones.
Para la selección del material de este muestra se han relevado los principales archivos públicos y privados del país, entre éstos últimos los de los diarios Clarín y La Nación, y colecciones fotográficas, así como los acervos privados y públicos de artes plásticas, atribuyendo resignificaciones estéticas diversas a los acontecimientos históricos que expresan.


El corpus de fotografía documental fue recogido por un equipo integrado por Gabriela de Antueno y Gabriel Díaz y coordinado por Felicitas Luna, en el marco del proyecto editorial “América latina en la Historia Contemporánea”, impulsado por Fundación MAPFRE de España, con la colaboración de Grupo Santillana, que en su apartado sobre Argentina dirige el historiador Jorge Gelman.

 

FUNDACIÓN MAPFRE, con la colaboración del Grupo Santillana, está impulsando un gran proyecto cultural editorial denominado “América Latina en la Historia Contemporánea” que pretende construir, a través de la palabra y de la imagen, una visión de la época contemporánea desde América Latina. Casi un centenar de libros y más de cuatrocientos especialistas repartidos entre veinte países diferentes, conforman este ambicioso proyecto que incorpora, como una segunda lectura paralela al discurso historiográfico, la visión de la historia contemporánea a través de la fotografía.
Ligada a esta iniciativa, estamos organizando en cada uno de estos países y en colaboración con importantes instituciones culturales de América Latina, una serie de exposiciones con las que presentar la historia de cada país a través de la fotografía, desde el inicio de este nuevo lenguaje en el siglo XIX, hasta nuestros días. Hasta ahora hemos inaugurado Historia de Chile a través de la fotografía en el Museo de Bellas Artes de Santiago e Historia de Colombia a través de la fotografía en la Casa de la Moneda del Banco de la República de Bogotá.
El proyecto expositivo “Imágenes e historias. Argentina (1848-2010). Fotografía documental y artes visuales”, resulta más ambicioso de lo desarrollado hasta el momento puesto que hemos completado la narración documental de la historia de este país con una serie de importantes obras plásticas contemporáneas que dialogan y cuestionan dicho discurso.


Pablo Jiménez Burillo
Director General del
Instituto de Cultura de
FUNDACIÓN MAPFRE

 

Dos siglos en sube y baja
(Fragmentos del ensayo publicado en Argentina a través de la fotografía 1848-2010, FUNDACIÓN MAPFRE y Editorial Taurus, 2011)


Quizás lo que mejor define los 200 últimos años de historia argentina son los cambios, tanto en su desempeño económico, social, político y cultural, como en las expectativas que generaron en sus habitantes.
El comienzo de nuestra historia independiente aparece signado por una marcha ascendente, con apenas algunas interrupciones, que coloca a la Argentina en el podio de los países más ricos y progresistas del mundo a inicios del siglo XX y que para muchos le augura un destino parecido al de los Estados Unidos de América. La consolidación al despuntar el siglo pasado de una democracia amplia que incorpora a la mayoría de su población masculina a la política, acompaña en este terreno un proceso de fuerte modernización de la vida social y cultural del país. Sin embargo, poco después comenzó una historia distinta, caracterizada por las crisis económicas, los golpes de estado, la violencia política entendida como forma de resolución de los conflictos y la identificación de la Argentina en el mundo con conceptos que remiten a la represión más sangrienta, la invención de los «desaparecidos» como sistema macabro de persecución política, pero también de formas nuevas de resistencia a la opresión como las Madres de Plaza de Mayo.


Junto a esto, la irrupción de fenómenos políticos que precisan la originalidad argentina en el contexto internacional como el peronismo, que aún hoy parece seguir definiendo en gran medida los avatares de su vida política, o la eclosión de fenómenos culturales como el Di Tella, escritores de la talla de Borges o Cortázar...
Un largo recorrido, en sube y baja, lleno de expectativas y frustraciones, lleno de innovaciones y de violencia, ha sido rico también en enseñanzas, que permiten, quizás, avizorar un futuro más modesto que el que soñaron algunos en el primer centenario, pero quizás más realista, más sensible a la defensa de los valores de la democracia y que quizás todavía deba aprender la necesidad de la solidaridad social y de la mejor distribución de los recursos, y generar los mecanismos para incluir a amplios sectores de su población que permanecen despojados de toda posibilidad de una vida digna.
 

Jorge Gelman

TEXTO CURATORIAL

 
  • Diana Wechsler

Historia política, disenso estético


Las imágenes proveen desde las formas sus propios registros de los acontecimientos. Más allá de que conozcamos la historia, ellas aportan materiales para una narrativa del pasado que revela otras dimensiones de la experiencia vital. Los artistas de rango máximo, [...] unieron una agudísima conciencia de realidad a un alejamiento de la misma [...] en la fantasía está el deseo de la obra, que es también el deseo de producir un mundo mejor, escribía Adorno en su Teoría estética.

Afirmaciones como éstas, permiten avanzar sobre las opciones estéticas de artistas como los que se presentan en esta sala J y en la C, quienes desde la apropiación o el desarrollo de propuestas como el futurismo, el cubismo, la abstracción, el concretismo, el informalismo o el arte cinético —entre otras— optaron por estéticas que los habrían alejado de una representación de lo real, sin embargo, cada uno de ellos propuso, desde sus imágenes, algunas alternativas a/de lo real que por su distancia habilitaron la posibilidad de experiencias nuevas.

La distancia estética que ellas ofrecen y su encuentro disruptivo con otros regímenes sensoriales como los de la foto documental —gobernada en estas salas por la lógica de la cronología política— introduce la posibilidad de pensar los modos del disenso presentes en cada una de las coyunturas socioculturales por las que atravesó nuestra historia.

 

 

Imágenes de espacios, historias de la modernidad


La narración histórica y el montaje de imágenes participan de un mismo tiempo presente desde donde se observa-analiza-selecciona aspectos del pasado; sin embargo, en tanto la historia necesita de ciertas estructuras narrativas que le den continuidad y la hagan legible, el montaje plantea la puesta en común de diferentes imágenes, pero esta puesta deja inevitablemente espacios, intersticios que son los que invitan al espectador a completar, desde su perspectiva, con su mirada, un relato posible en donde se expanden los sentidos, más allá de una narración conclusa.
Así, Imágenes e historias es una apuesta curatorial inscripta entre estos dos términos complejos cuya convergencia busca estimular la puesta en cuestión de las narraciones aprendidas.


Se asume el desafío de proponer el encuentro de materiales heterogéneos: fotos de procedencias y destinos diversos con producciones de artes visuales modernas y contemporáneas.
La selección de fotos, realizada inicialmente desde el concepto de «fotografía documental»,
a cargo de un equipo coordinado por Felicitas Luna, se hizo a partir de un relato histórico construido por investigadores bajo la dirección general de Jorge Gelman. Ese mismo corpus de 250 piezas aparece aquí releído y reorganizado según un principio de montaje por núcleos temáticos sometidos al choque provocador con algunas obras de arte contemporáneo.


En este primer tramo, los modos de ocupación del espacio, signados de distintas maneras desde fin del siglo XIX por el proyecto moderno, se exhiben en la reunión de una serie de fotografías documentales y contemporáneas, a las que se unen las obras de Schapiro, Heras Velasco y Molina, presentando diferentes miradas y aspectos de un mismo proceso.
En el siguiente sector, el proyecto moderno y sus crisis, centrado en los espacios sociales, asume las formas del trabajo, las ocupaciones y actividades diversas desplegadas en variados escenarios y tiempos. Aquí, la cronología aparece deliberadamente violentada al yuxtaponer piezas de tiempos distantes, reunidas por algunos denominadores comunes (la imagen de la mujer, la de los sectores populares, las formas de las reivindicaciones sociales...), se presentan en tensión con las videoinstalaciones de Golder, Macchi y Trilnick en busca de ensayar otras lecturas.

 

 

Imágenes e historias


Se ha repetido infinidad de veces que vivimos en un mundo signado por una sobreabundancia de imágenes tal, que llega a la saturación, a una imposibilidad del «ver» que termina neutralizando ese acto de conocimiento. ¿Cómo volver a mirar y ver? ¿Cómo reasumir la soberanía crítica frente
a la infinidad de imágenes que nos rondan?
Preguntas como éstas residen en la base de esta exposición y recogen, a su vez, las preocupaciones que recorren tanto la práctica artística contemporánea como las disciplinas que contribuyen a pensarla.
En el intento de dar respuesta a estas cuestiones, la alternativa elegida aquí es establecer algunas estrategias de montaje que habilitarán la posibilidad de dislocar la inercia de la mirada saturada para resituarla, con la aspiración de contribuir a la emergencia de otras iluminaciones (profanas, diría Walter Benjamin), quizás tantas como espectadores que decidan aceptar el reto de mirar y ver.


Retomando a Didi-Huberman, si el acontecimiento no se manifiesta jamás sin la forma que lo presenta a la mirada del otro, es posible agregar que, en esta muestra, la forma presente en cada fotografía o en cada obra está particularmente re-significada por el montaje en donde conviven, por la dialéctica de la yuxtaposición y los contrastes con la creación de ritmos visuales que invitan a hacer asociaciones simbólicas. El montaje aspira a funcionar como una maquinaria que sitúa la heterogeneidad en el espacio, la pone de relieve y a la vez, o mejor con ella, favorece la emergencia de asociaciones impensadas, analogías ocasionales, o fuertes disonancias.
Aquí reside la política de las imágenes que propone esta muestra, en las interferencias, el choque de imágenes, formas y modalidades expresivas, así como de tiempos y espacios, en busca de invitar a los espectadores a diseñar otras configuraciones del presente, transitar otras derivas, construir otras historias.


Una invitación a pensar con imágenes. Ellas proveen sus propios registros de los acontecimientos, aportan materiales para una narrativa del pasado que revela otras dimensiones de la experiencia vital. En la distancia estética que ellas ofrecen reside la estrategia de selección de obras y de montaje de esta exposición, ya que se busca señalar con estas discrepancias entre distintos regímenes sensoriales puestos a convivir
en las mismas salas, aspectos de la complejidad presente en cada una de las coyunturas socioculturales por las que atravesó nuestra historia.


Diana B. Wechsler 

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

OBRA PLÁSTICA: 

Graciela Sacco, Mariano Molina, Gabriela Golder, Tomás Espina, Carlos Trilnick, Jorge Macchi y Edgardo Rudnitzky.

FOTOGRÁFOS:

Christiano Junior, Samuel Rimathé, Sociedad Fotógrafos Aficionados, Colección Bourquin & Kohlmann,Jorge Aguirre, Dani Yako, Facundo de Zuviria, Alfredo Srur.

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus