buscar

Viamonte 525 [mapa]
Tel 5555-5453
Lun a sab de 10 a 21 hs. Dom de 12 a 21 hs.

Secretos compartidos

Secretos compartidos

Muestra colectiva

Del 05 de Febrero al 05 de Marzo de 2019 - Inaugura: 19hs  - Entrada: $ 150.- Jub y Est $ 100.-

 
anterior siguiente
 
anterior siguiente
 
 

Curaduría de Virginia Fabri y Eduardo Stupía.

Una importante recopilación de arte argentino contemporáneo con 150 obras de la Colección Tedesco.

 “Dios algunas veces geometriza”, Platón (427-347 a. C.)
 
Seleccionar y reunir obras a partir de una colección tan amplia, nos permite nuevos cuestionamientos y distintos ángulos de experimentación. En el caso de “Secretos compartidos”, reunimos más de cien obras en distintas salas del Centro Cultural Borges, con soportes múltiples: pinturas sobre lienzo, dibujos sobre papel, técnicas mixtas, fotografía y escultura. Lo que en principio se realizó de forma puramente intuitiva, empezó a cobrar sentido al colgarse en las paredes. Mientras que en la sala Berni la selección giró en torno a los ejes: Naturaleza – Formas Geométricas, otra de las salas exhibe una selección basada en la línea y el dibujo. El resto de los espacios, exhibe obra donde se juega con las formas, el ritmo y el color. El resultado final del conjunto exhibido, se completa en la visión del espectador.
 
Uno podría preguntarse que tiene en común la naturaleza (en este caso se trata de mayormente de árboles), con la geometría de las formas –tal es la combinación de obras en la sala Berni-. La respuesta no es sencilla, pero está presente a través del número de oro, considerado por Leonardo Da Vinci como la medida de la belleza perfecta; una proporción matemática presente de distintas formas de la naturaleza; en el grosor de las ramas de un árbol o las nervaduras de las hojas; en la geometría de las formas, en las obras de arte o, también, en la proporción del cuerpo humano. El matemático Benoit Mandelbrot, desarrolló en el siglo XX una nueva geometría de la naturaleza, que permite describir las formas irregulares y fragmentadas presentes en ella, a partir de la noción de la geometría fractal, que sigue un algoritmo recursivo y donde el número de oro también está presente.
 
Mencionando alguna de las obras exhibidas, se observa “Nidos”, de la serie Simetrías Naturales de Marcela Moujan. Observamos aquí un árbol central con un nido en el medio, que se va ramificando siguiendo una simetría de ambos lados. Como dato interesante, el tronco principal está conformado por el contorno y un centro hueco que permite ver del otro lado, como si la mirada de la artista quisiera atravesar el alma de ese árbol. Alexis Minkiewicz presenta dos obras idénticas, dispuestas en la sala en forma de espejo invertido. Este es un ejemplo de la geometría fractal presente en la naturaleza, donde el tronco del árbol, con zonas que dejan ver la trama de la madera, presenta ramas repetidas ad infinitum en forma irregular. Con rigor geométrico, Mariano Dal Verme exhibe una exquisita escultura de pequeño formato, cuya estructura se sostiene con minas de lápiz, desafiando las leyes de la gravedad. Interesado desde los noventa en el estudio de la astronomía y las matemáticas, Ernesto Ballesteros exhibe una serie de dibujos en blanco y negro.
 
A partir de la línea o el punto, Ballesteros traza casi obsesivamente formas expansivas de ondas, círculos, formas cónicas o espiraladas, que se repiten al infinito,  o formas de la naturaleza, planteando así su   propio sentido del universo cósmico. Fabián Burgos, lector de revistas de física y de ciencia, interesado en las representaciones gráficas que allí aparecen, realiza abstracciones geométricas. Su obra Espiral azul, muestra la forma geométrica de un poliedro irregular sobre fondo azul.
 
A esta altura, cabe preguntarse sobre las motivaciones del coleccionista, a la hora de elegir la obra. Cirujano plástico de profesión, una podría imaginarse que una parte de su mundo interno esté regida por la búsqueda de un canon de belleza y tal vez, el sentido de lo divino presente en ella. Observando con atención, resulta interesante su dedicación a coleccionar objetos de arte tan diferentes, dispuestos en su propio espacio en un caos ordenado, pero a la vez muy armónico. Así visto, por último, uno puede imaginar que la selección de obra y el apoyo brindado a los artistas en su camino, tal vez también forme parte de esa búsqueda de la belleza y la perfección y de su propio sentido del universo.
 
Virginia Fabri
 
Asi como hay quienes conciben la invención de la Enciclopedia como el triunfo de la razón en tiempos irracionales, puede pensarse que el coleccionismo - tanto el estatal y el institucional como el privado – adhiere a la loable, optimista vocación de preservar para las generaciones futuras los objetos que el mundo pondera como valiosos, trascendentes y fundamentales, salvándolos del desgaste y la acción destructiva del tiempo, la desidia, la indiferencia, el olvido, los cambios de paradigmas culturales y los conflictos terminales generados en gran medida por los protagonistas de ese mismo mundo.
 
A la vez, desde la irrupción de la burguesía, de los imperios y de los estados como omnipresentes estructuras políticas, las colecciones son un sistema para acumular no sólo valor simbólico sino, lisa y llanamente, capital y riqueza, en la medida en que sus bienes puedan seguir manteniendo un probado y atractivo valor de mercado frente a la eventual demanda y ante cualquier hipotética reventa.
 
También, en el escenario contemporáneo, donde el arte al alcance del espectador medio exhibe la extraña, bifronte peculiaridad de mostrarse altamente socializådo y simultáneamente hermético cuando no astringente e incomprensible, aquellos bagajes de los coleccionistas que llegan a ofrecerse a la visibilidad pública funcionan pedagógica, museológicamente, proponiendo de manera casi automática, o eventualmente curatorial, un recorrido, una lectura, una mirada sobre los modos de ser del arte en un determinado territorios.
 
El coleccionista individual, desde el más calificado por algún determinado saber o vocación hasta el mero comprador asistemático de arte, más impredecible o espontáneo, es por definición, y por derecho justamente adquirido, arbitrario y hedonista, y la lógica de sus colecciones muchas veces revela los naturales altibajos y baches de quien elije según sus gustos, sus caprichos y, eventualmente, de acuerdo a contagios u opiniones ajenas, presuntamente expertas.
 
No obstante es justamente éste tipo de comprador quien aporta quizás la mayor cuota de dinámica, fluidez y vitalidad a eso que se llama mercado, funcionando muchas veces como el verdadero motor de las economías del consumo artístico, aun en sus instancias menos fértiles y más traumatizadas, cuando no se convierte casi en mecenas o filántropo para el universo de aquellos que intentan vivir del arte, un universo cada vez mas profuso y consecuentemente disputado.
 
El Centro Cultural Borges ofrece ahora, bajo el título de SECRETOS COMPARTIDOS, una selección antológica de uno de los coleccionistas más importantes y consecuentes de la Argentina, quien además se destaca como una notable excepción a la regla, en la medida en que su cuantiosa colección, que excede largamente las mil piezas, mantiene en medio de la mayor heterogeneidad de estilos, formatos y conceptos una calidad superlativa, consolidada y pareja, inmune al facilismo de las tentaciones pasajeras, construida con toda seriedad y sin snobismos, cerca de la revelación reflexiva, la responsabilidad cultural y la conciencia histórica.
 
Eduardo Stupía
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

Pablo Accinelli, Diana Aisenberg, Beto Álvarez, Marcela Astorga, Ernesto Ballesteros, Eduardo Basualdo, Remo Bianchedi, Sofia Bohtlingk, Fabián Burgos, Natalia Cacchiarelli, Oscar Carballo, Gabriel Chaile, Mariano Dal Verme, Grillo Demo, Beto De Volder, Verónica Di Toro, Matías Duville, Roberto Elía, Leopoldo Estol, Elisa Strada, Benjamín Felice, Mariano Ferrante, Ana Gallardo, Nicolás Gullotta, Silvia Gurfein, Graciela Hasper, Carlos Huffmann, Ignacio Iasparra, Juliana Iriart, Guillermo Iuso, Magdalena Jitrik, Silvana Lacarra, Fernanda Laguna, Luciana Lamothe, Donjo León, Alfredo Londaibere, Alexis Minkiewicz, Marcela Mouján, Nicolás Mastracchio, Adriana Minoliti, Eduardo Navarro,  Benjamín Ossa, Andres Paredes, Alfredo Prior, Dudu Quintanilha, Andrea Racciatti, Ines Raiteri, Martín Reyna, Miguel Rothschild, Rosana Schoijett, Leandro Tartaglia, José Vera Matos, Adrián Villar Rojas, Osías Yanov y Pablo Ziccarello, entre otros.

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus