buscar

Viamonte 525 [mapa]
Tel 5555-5453
Lun a sab de 10 a 21 hs. Dom de 12 a 21 hs.

Los muertitos

Sergio Bazán

Del 11 de Agosto al 04 de Septiembre de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
 

TEXTO CURATORIAL

 

Entonces, muertitos suena bien. Un divague de ideas, un divague de acciones, un vaivén de miedos. Hablamos de una cesación, de una pasión violenta o de la muerte. Creemos en ella, algunos días dialogamos y la rodeamos de preguntas pero nadie se acuerda, ella es muda. Él, inspirado en las noches, apoya su mano, mientras sus oídos se deleitan con Ravel. Él crea, y nos comparte. Su mente ha sido atravesada, su alma también, el tiempo. Sus lágrimas son particulares y muchas de ellas se han desprendido de su cuerpo y no paran de hacerlo. Nada empieza, ni termina, tan solo continua dijo Martha Graham. La obra puede que tenga una unidad temática, pero no pictórica, siempre puede continuar, transcender, enloquecer, es decir desaparecer o crecer. El cielo se funde aun mas si hay neblina, y lo blanco siempre quiere ganarle al azul. Dentro de cada muerto hay muchos muertos, que en el momento que desvanecen y agonizan están naciendo. Ser infinitamente sensible a la imagen, al sonido, es escuchar a nuestra musa. La creatividad más allá del hallazgo. Alguien existe.

 

Esas calaveras se ven atravesadas y baleadas, sutiles grietas y aberturas, sangrany nadie las limpia ni cura, no hay vendas allí. El arte no tiene nada, pero en su biblioteca no falta libro alguno, se encuentran todos allí ordenados, es por eso que lo comprende todo. Es entonces cuando el alma emprende un viaje y despega. Podemos apasionarnos y aprender diversas formas de besar. Podemos tomar un vaso con agua y sentir como pasa por nuestro esternón o no. La mente, esas estructuras con líneas paralelas lo cree saber todo. Y es así. Pero ese líquido sensible vive y la aniquila. “A veces cuando pinto, me invaden ciertas impresiones sensibles, tan solo dejo que duerman en mi cuerpo, solas se despiertany desaparecen para aparecer al rato” comenta Sergio, mientras se pregunta que tan buena puede ser la anécdota.

 

Danza en el piano, nada y goza en los libros y hace calaveras, se mueven sus pies, pierden agua sus ojos y sus dientes se quieren juntar con el aire, por eso es que sonríe. Recuerdo alguna frase que me comentaba hoy mientras pedía… y entonces cuando esté hablando con ella probablemente esté pintando también.

 

Salomé Bazán Rochaix

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus