buscar

Av. San Juan 350 [mapa]
Mar a Vie 11 a 19hs. Sáb, Dom y fer 11 a 20hs.

www.museodeartemoderno.buenosaires.gob.ar/

La paradoja en el centro

Muestra colectiva

Del 14 de Agosto al 30 de Septiembre de 2015 - Inaugura: 18hs  - Entrada: $15.- Mar gratis

 
anterior siguiente
 
 

Colección del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires: Ritmos de la materia en el arte argentino de los años 60.

La exhibición revela la potencia y pertinencia contemporánea de las bases fundantes del patrimonio del Museo, constituidas a partir del conjunto de adquisiciones y donaciones gestionadas por sus dos primeros directores, Rafael Squirru (1956-1963) y Hugo Parpagnoli (1963-1970), quienes apostaron por una colección de vanguardia que en la actualidad se conforma con más de siete mil obras.
 
A través de 130 obras creadas principalmente durante los años  60, Javier Villa -curador de arte contemporáneo del Moderno-, ofrece una lectura contemporánea para comprender, desde un nuevo ángulo, un momento de quiebre clave en la historia del arte argentino: las diversas rupturas sobre los formatos tradicionales de la modernidad, que abrieron el camino hacia los nuevos modelos de expresión del arte contemporáneo.
 
Villa se pregunta si es posible pensar estos cambios haciendo foco en una paradoja o ritmo particular del arte argentino: momentos de violencia contra los formatos tradicionales como la pintura y la escultura que provocan una apertura a formas liberadas, cruzados con momentos donde se sostiene o se retorna a la materia, para estabilizarla y volverla a forzar.
 
El curador plantea la posibilidad de encontrar una génesis de estos ritmos en la obra de Lucio Fontana y en las acciones de destrucción matérica que conllevaron la exposición Arte destructivo (1961) organizada por Kenneth Kemble, La destrucción (1963) de Marta Minujín, o diversas acciones de Federico Manuel Peralta Ramos durante los años 1964 y1965, entre otras. “¿Es posible entender la necesidad de estas acciones violentas al tejido material que sostuvo a la modernidad, vinculadas a un trauma en la construcción de una vanguardia periférica con estrategias que se vuelven canónicas, como la apropiación y la evolución local de un lenguaje extranjero?”, se cuestiona Villa.   
 
La paradoja en el centro se despliega a partir del aporte de un artista fundamental como Lucio Fontana, con el objetivo de repensar ciertas prácticas de los años sesenta a partir de ese filtro, deteniéndose en el año 1967. Es una exposición que hace pie,  específicamente, en el problema del lenguaje plástico en un momento de gran explosión”, explica Villa sobre la exhibición que incluirá rotaciones de obras, en distintos momentos del período expositivo, generando una renovación para el espectador.
 
Fontana será el primer artista argentino cuya obra plantea una acción paradojal: cerrar con violencia el período de la modernidad involucrándose fuertemente con dos elementos que la sostuvieron, como la materia y el gesto; y abrir hacia lo contemporáneo transcendiendo a la pintura y a la escultura, pero sin remover sus restos materiales. La particular manera de Fontana de herir y trascender los formatos sin abandonarlos completamente tiene su correlato en un ritmo circular, propio del arte argentino: momentos de retorno a los formatos tradicionales, la materia y el gesto;  y momentos de violencia contra los mismos que buscarán nuevas formas liberadas que, luego de un tiempo, volverán a estabilizarse.
 
En el comienzo de la exposición se despliega un conjunto de obras de artistas concretos argentinos, de las décadas del 40 y 50, acompañados por la figura de Emilio Pettoruti y contrastados con las acciones alrededor del gesto y la materia que realiza Fontana con sus agujeros (Bucchi) y sus tajos (Tagli) sobre la tela. Los tajos, realizados a partir de 1959, dan inicio a un giro en la narrativa curatorial donde se destacan los pasajes que varios artistas realizan desde el Informalismo o la Nueva figuración hacia experiencias de ruptura forzando o extenuando a la materia para liberarse de ella y pasar a otro tipo de acciones relacionadas con una búsqueda de mayor fusión entre el arte y la vida y una participación más activa del espectador.
 
Un núcleo fundamental de la exhibición se encuentra constituido por la incorporación de documentación de la exposición Arte destructivo, organizada por Kemble en 1961 en la galería Lirolay de Buenos Aires, con la participación de varios artistas de la escena local, donde se presenta una gran cantidad de objetos cotidianos destruidos por el tiempo o por el hombre, con una búsqueda liberadora en cuanto a los modelos de expresión y catártica en relación a la violencia social de la época.
 
Asimismo, tienen un lugar central los Vivo-Dito que Alberto Greco desarrolla en 1962 en París, ciudad en la que el artista comienza a señalar personas u objetos reales en la vía pública, impulsando una percepción directa sobre lo real. También en París, en un terreno baldío, Minujín realiza su primer happening en 1963: en La destrucción la artista quema su obra previa, buscando que el arte sea vida y no un objeto de museo.
 
Por su parte, Federico Manuel Peralta Ramos lleva la materia a tal extremo que termina destruyéndose por sí misma, y el artista pasa a ser la obra de arte -en su exposición en la Galería Witcomb, en 1964, o en el proyecto Nosotros afuera, de 1965, que desarrolla para el Premio Nacional Instituto Di Tella-. Noé, por su lado, llegará a  experimentaciones radicales con el soporte pictórico en propuestas como Noé + Experiencias colectivas, presentada en el Museo de Arte Moderno en 1965, donde participan diversos artistas interviniendo y rompiendo planos y composiciones de otros, expandiendo el cuadro hacia el espacio, la acumulación y el caos.
 
Otros artistas de la década, presentados en La paradoja en el centro trabajan atravesando disciplinas, ya sea rompiendo la estructura narrativa del cine, como Oscar Bony y su film Submarino amarillo, o componiendo canciones como Peralta Ramos y Jorge de la Vega. Estos gestos de ruptura son acompañados en la exposición por obras previas y posteriores a los mismos, otorgando al espectador una comprensión completa de los itinerarios de cada artista en una década tan estimulante como fundamental para el arte argentino.
 
Marcelo Pacheco, recientemente incorporado como asesor del Patrimonio del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, opina al respecto: “Aunque se la siente fluir, hay varios accidentes que perforan la topografía de La paradoja en el centro, hay que caminarla con cuidado, hasta quizás prevenido, porque encierra el vértigo de la caída de un paradigma artístico hacia otro mundo sin reglas y poco predecible sin asumir más la mandante histórica. La apertura del arte que ya no se parece al arte, del arte contemporáneo donde todo es posible y donde los modelos autorreferentes de la modernidad desaparecieron y fueron reemplazados por libertades hasta entonces inusuales”.
 
En la sala se incluirán manifiestos y escritos que acompañaron las bases de pensamiento de los artistas y que serán compilados en un periódico que se publicará próximamente, junto a textos de Javier Villa, Marcelo Pacheco y Victoria Noorthoorn, directora del Moderno. Se destacan, entre ellos, Manifiesto Blanco, de 1946, redactado por Lucio Fontana y firmado por sus alumnos del taller Altamira; Primer Manifiesto del Espacialismo (Primo Manifesto dello Spazialismo),de 1947, firmado por Lucio Fontana, Giorgio Kaisserlian, Beniamino Joppolo y Milena Milani; el prólogo a la exposición Arte destructivo, de 1961, de Kenneth Kemble; Manifiesto del Arte Vivo-Dito (Manifesto Dito Dell’arte Vivo), de 1962, por Alberto Greco; y Mandamientos Gánicos, c. 1968, de Federico Peralta Ramos.
 
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

Carmelo Arden Quin, Antonio Berni, Nelson Blanco, Oscar Bony, Jorge de la Vega, Juan Del Prete, Mirtha Dermisache, Noemi Di Benedetto, Lucio Fontana, Raquel Forner, Luis Gowland, Alberto Greco, Alberto Heredia, Alfredo Hlito, Enio Iommi, Kenneth Kemble, Raúl Lozza, Tomás Maldonado, Marta Minujín, Tomás Monteleone, Luis Felipe Noé, Carlos Pacheco, Margarita Paksa, Aldo Paparella, César Paternosto, Federico Manuel Peralta Ramos, Emilio Pettoruti, Liliana Porter, Mario Pucciarelli, Emilio Renart, Jorge Roiger, Rubén Santantonín, Mario Stafforini, Antonio Trotta y Luis Alberto Wells.
 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus