buscar

Av. Infanta Isabel 555 [mapa]
Tel 4775-7093 4774-9452
Mar a Vie 12 a 20 hs. Sab Dom Fer 10 a 20 hs.

info@museosivori.org.ar www.museos.buenosaires.gov.ar

Jorge Abot. Aguas de la memoria

Jorge Abot

Del 07 de Agosto al 26 de Septiembre de 2010  - Entrada: $ 1.- Mie y Sáb gratis

imagenes
 
 
 

Inaugura sábado 7 a las 12 hs.
Gacetilla / En esta muestra, Abot presentará obras recientes junto a producciones realizadas durante los últimos diez años. No se trata de una propuesta cronológica: se plantea una búsqueda de unidad en cuanto a un modo de hacer y de decir, trazada por un camino entre la expresión, el gesto y el silencio. En la producción de Jorge Abot se destaca tanto la superficie del cuadro –a través del trabajo matérico del soporte– como la cualidad gestual del trazo. Papeles, hojas de periódicos y cartones constituyen la trama expresiva sobre la cual se inscriben las grandes pinceladas en tonos blancos, ocres, rojos y negros, una combinación clásica dentro de la producción del pintor (grafías y chorreaduras). Abot se define como un pintor no figurativo y creador de un alfabeto propio, de signos que reflejan su identidad. Su abstracción prioriza el carácter sensible o expresivo, como señaló Arnoldo Liberman en la presentación a la muestra en Van Riel (1987): “Un pintor de la sensación, de lo sensible, y, para decirlo en términos más actuales, del deseo”. Texto de César López Osornio / No es mi intención hacer referencia histórica artística, analítica, sincrónica, etc. sobre la obra de Jorge Abot. Porque en su pintura poética encontramos lo que tantas veces se nos niega: en un gesto sensible la presencia del artista y del hombre ennobleciendo el arte todo. En ella no hay especulación con “ismos”, ni exitosas recetas. Y sin embargo, en tanto vayamos a contemplar lo que Jorge Abot nos presenta (y no lo que nosotros “quisiéramos” ver) descubriremos que su pintura revive, reconstruye, resucita y rescata imágenes emergentes desde el centro de la historia artística. Imágenes que nos envuelven en trazos de líneas musicales y alabeadas en texturas plenas y libres collages sin ataduras. El encuentro con su color es excitante y sólido. La percepción visual se expande alegre en él, sin que la memoria visual – harta de tanta hueca forma – pueda irrumpir para molestar. Abot pulveriza lo convencional, apostando por el riesgo que todo auténtico creador debería ofrecer: establecer un diálogo con el espectador, sustentando fundamentalmente desde el silencio de la obra que nos entronca con lo original. Entendemos que para el espectador puede no ser fácil penetrar en el espacio visual de Abot porque él llega al límite mismo de la nada, de la inasible y misteriosa frontera donde se alberga el principio de la creación y donde lo gestual – sensible se hace presente en el más mínimo espacio. El se acerca al arte con la actitud reverencial de quien pregunta preguntándose primero “Hacia qué camino me llevará esta permanente aventura?, para dejarse ir vibrando a cada instante tras una verdad. Por ello su hacer nos deja una oculta geometría a solas con la música, el color y la luz que de él emana. Atmósfera poética, donde el paisaje limpio de hojarascas lleva impresos la luna, el mar, una laguna que grita desesperadamente salir de su encierro. Ensueño que despierta en una epifanía crepuscular – revelación momentánea de cuanto nos rodea – Desde esa materia iluminada desde adentro, simple, pura, transparente, no deteriorada, actúa como guía orientando nuestro rumbo en las tinieblas del mundo profano del deterioro. Pura y secreta invención. Nuestro artista está jugando con lo inefable. Entonces ¿qué podemos decir nosotros? Sólo participar.

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus