buscar

Viamonte 525 [mapa]
Tel 5555-5453
Lun a sab de 10 a 21 hs. Dom de 12 a 21 hs.

Hölderlin: poemas de la locura

Marcelo Bordese

Del 09 de Abril al 04 de Mayo de 2008  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
 
 

Inaugura miércoles 9 a las 19 hs.

Texto de Luis Felipe Noé
El borde de Bordese.

No es fácil hablar de la obra de Marcelo Bordese porque el tiene el coraje de enfrentarse con la locura más allá de ella misma, o sea, no dominado por ella. Pero él sabe que "el yo es otro" de Rimbaud se revela cuando el yo puede ser conciente del otro o de lo otro pero en su propio yo. Bordese no le teme a la locura, le fascina, pero no como tema sino como método. Hölderlin le inspira esta serie porque ahora - luego de una vasta obra - Bordese se anima a enfrentarlo. "Hölderlin me ha perseguido a lo largo de toda mi vida: de eso me di cuenta el día en que lo encontré". ¿En dónde lo encontró? En su propio yo encontró su locura como clarividencia. "Y de allí el blanco que siempre he asociado con el silencio y también con la soledad".

En estas obras el color - muy propio de él - no grita, no adjetiva, pero no se calla. Existe como mera murmuración para dar, justamente, por contraste lugar a un blanco incandescente: la imagen apenas se enuncia. Hay un tiempo implícito: aparece la imagen para desaparecer. Bordese entra en el vacío donde lo espera Hölderlin, va hacia a él como un discípulo a escuchar al maestro. Quiere aprender su método de enfrentamiento con la Cosa, como llamó Lacan al blanco del que habla Bordese, al vacío, a eso innominado que se sabe de su existencia pero que nunca será reencontrado y que sólo puede ser representado por otra Cosa.

Hölderlin le enseñó a Bordese "el modo de organización en torno a ese vacío", como diría Lacan, o sea, el método del alfarero cuando hace su vasija: La Cosa es el vacío. El blanco de Bordese es el espacio donde no hay línea ni color ni imagen, pero que se conoce porque del precipicio sólo se es conciente cuando uno se coloca en el borde.

La línea que dibuja la imagen convocada por Bordese no es la protagonista. Ella se presenta humildemente en busca del silencio.


-

Texto de Marcelo Bordese, otoño 2008

Papeles blancos para Friedrich. Hölderlin me ha perseguido a lo largo de toda mi vida: de eso me di cuenta el dia que lo encontré... En cuanto a su obra, "los años oscuros del poeta" es con frecuencia la formulación recurrente para referirse a sus años de demencia. Sin embargo, al leer sus "poemas de la locura", el blanco creció de sus palabras y mis pensamientos. (El blanco que, por otra parte, siempre he asociado con el silencio y también con la soledad). El blanco, el no-color, como no-palabra. Entonces sentí que el blanco era el Color de la locura. Que los colores sean para la cordura (ese jardin pisoteado)... la locura, en cambio, como blancura y no como oscuridad; la locura como luminosidad, mas no como lucidez o esperanza. Así, como un niño ajado, el dorado Holderlin vuelve a cantamos su cancíón, blanca música de canción de cuna que no busca la dormición, sino el invencible insomnio que provoca el resplandor de la Inmaculada Locura. Estos dibujos blancos para usted, mí querido Friedrich Hölderlin, puesto que "quizá nadie haya visto nunca de forma tan transparente".

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus