buscar

Lavalleja 1062 [mapa]
Tel 4772-6754
Mar a Vier de 13.30 a 20 hs. Sáb de 13.30 a 16 hs.

www.artexarte.com.ar info@artexarte.com.ar

No hay muestra

El recreo de los sentidos

Daniel Kiblisky

Del 11 de Agosto al 30 de Septiembre de 2009  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
 
 

Inaugura martes 11 a las 19 hs.
Gacetilla / Un recorrido por imágenes comunes a todos nosotros, que hemos visto mil veces, pero en esta oportunidad, su intención es ofrecer la posibilidad de darnos un tiempo para contemplarlas lejos de esa mirada fugaz con la que solemos encontrarnos con ellas en la cotidianeidad. Texto de Lucrecia Palacios / Hacer visible lo visible.
Un Clio rojo se detiene sobre la banquina de la ruta nacional 12. El día es diáfano y caluroso. Húmedo, como sólo puede ser húmedo Corrientes. La carretera está casi vacía, pocos sonidos interrumpen el silencio. Pasan unos minutos hasta que alguien desciende del auto: un hombre pequeño vestido con pantalones caqui llenos de bolsillos y algo de explorador en su forma de moverse. Lleva una cámara colgando del cuello y un trípode en su mano. Por su paso lento pero decidido, comprendemos que ya tiene un objetivo. Coloca el trípode, enrosca sobre él la cámara y después, mucho después, enfoca y dispara. El Recreo de los sentidos al que nos invita Daniel es una extensión o una secuela de su muestra anterior del C.C. Recoleta. Una serie de horizontes bajos, paisajes que rastrean el encuentro imposible entre el cielo y la tierra. A veces, la mirada se detiene en arquitecturas urbanas en crecimiento. Otras, descansa la visión sobre una complicada ingeniería de puentes que, en su enorme escala, deja a los hombres que lo circulan del tamaño de hormigas. Las más de las veces, lo que mira Kiblisky son colores: apilamientos de verdes sobre marrones y después franjas de azul, paisajes como banderas. La experiencia es pacífica, displicente, calma. Estas imágenes lo encuentran a Daniel. Parten de la posibilidad de contemplar. No le interesa mostrar algo nuevo, algo que no se haya visto, sino ofrecer un tiempo para que los demás veamos aquello que ya vimos mil veces, pero de manera fugaz. El explorador se aleja de la cámara, desarma el trípode, vuelve a colgarse la cámara al cuello. Pasa su mano por la frente. La humedad es agobiante. Mira por última vez el paisaje. Regresa al auto rojo, enciende el motor, se aleja tranquilo por la ruta. En la memoria de su máquina ha quedado grabada la imagen de las vías en desuso del ferrocarril que unía Corrientes con Buenos Aires, y, perdidos en esa ruina moderna, la gente del lugar aprovechando la sombra del viejo acero para guarecerse del calor.

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus