buscar

Lavalleja 1062 [mapa]
Tel 4772-6754
Mar a Vier de 13.30 a 20 hs. Sáb de 13.30 a 16 hs.

www.artexarte.com.ar info@artexarte.com.ar

El juego del amor y del azar

Miguel Ángel Nigro Claudia Melo

Del 11 de Julio al 15 de Agosto de 2012 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
Descargar

DESCARGAR CATALOGO

 
 
 

Claudia Melo y Miguel Ángel Nigro generan con naipes y oraculares distintos escenarios, vinculando el juego de azar o adivinatorio con una realidad reconocible.

Según Demócrito todo lo que existe en el universo es fruto del azar  y de la necesidad. Disparando este pensamiento hacia uno de sus vértices puede darse un segundo paso y afirmar que el azar no es otra cosa que la manifestación de una necesidad, lo que nos permitirá descansar con tranquilidad ya que, en apariencia, Dios no juega a los dados. Pero, lamentablemente, todo lo que nos rodea está socavado por un principio de incertidumbre por el cual Dios no es otra cosa que un jugador empedernido y lo único que se puede hacer es aceptar el reto, mezclar las cartas, repartir y jugar con la certeza de que siempre perderemos y siempre tendremos revancha.

 

 

Claudia Melo y Miguel Ángel Nigro aceptan el convite divino y para hacer más riesgosa la partida, arrojan sobre el tapete las fichas del amor con la precisa intención de hacerlo sublime -tanto al juego como al amor-. De conseguirlo, provocarán primero el miedo y después la ira de su oponente que, abrumado por la inesperada circunstancia, seguramente desertará, no cabe duda, por lo menos por esta vez.

 

Los curiosos que se acerquen a la mesa podrán observar de cerca el paño y los pases perono verán trucos sino magia, no encontraran impostura sino humor y misterio: los artistas se han carteado y por supuesto siempre guardan algún naipe bajo las manga -¿no es eso el arte?-

 

Pero también entre ellos circula una implícita correspondencia en la que, cada uno con su propia lengua, secretea y se confiesa ante nuestra impávida mirada. Cuidado. Escribir cartas… significa desnudarse ante los fantasmas, algo que ellos esperan ávidamente. Los besos que se escriben no llegan a destino; más bien, son bebidos en el camino por los fantasmas[1]

 

Raúl Zolezzi



[1]Franz Kafka. Cartas a Milena

Agradecimientos: Enrique Martín, Rubén De Blasio

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus