buscar

Viamonte 525 [mapa]
Tel 5555-5453
Lun a sab de 10 a 21 hs. Dom de 12 a 21 hs.

No hay muestra

Cerfructus

Liliana Menéndez

Del 02 de Agosto al 26 de Agosto de 2012 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
 
 

Liliana Menéndez y la invención de la escritura

 

Liliana Menéndez piensa el dibujo como escritura y a la escritura como dibujo. Sin ataduras a ningún supuesto anterior, ella representa, presenta, re-presenta y deshace lo que presenta. La línea baila, salta, se concreta en un algo o en muchos potenciales objetos a los que les da nombres ininteligibles. Tanto sea por la escritura o por la representación. Apuntes de un viaje interior con mucho aprendido, -en especial la experiencia del dibujo chino- y mucho olvidado para volver a nacer en una otredad.

 

La naturaleza vegetal no esta presente en sus obras solamente cuando alude a plantas sino en la entraña misma de su  juego creativo. Alude y elude al objeto como reconociendo que  ella tiene capacidad de denominar de vuelta a las cosas.

 

Respecto a esta última afirmación quiero hacer una precisión: el ser humano se distingue de los otros animales por su capacidad y necesidad de dar nombre a las cosas naturales que lo rodean y, aun más, a aquellas categorías abstractas que inventa. Los animales deambulan entre las cosas reconociéndolas.

 

La capacidad lingüística – la de crear fundamentalmente sustantivos- caracteriza lo humano pero va mas allá de las gramáticas inventadas. “El lenguaje es el estar allí del espíritu”, nos enseñó Hegel. No se trata de la mera banalidad de utilizar las palabras aprendidas como comunicación. Por el contrario, se trata de concebir genuinamente nuestra relación con el mundo, nombrando como seres primitivos a lo que nos rodea, inventando palabras imágenes, sonidos, y hasta movimientos corporales.

 

Sus dibujos me traen a la memoria a Jorge Bonino, otro cordobés como ella, que en espectáculos increíbles inventaba idiomas en base a raíces lingüísticas diferentes dando discursos que aclaraban y explicaban todo con palabras ininteligibles pero absolutamente comprensibles en su sentido esencial.

 

Dicho esto, quiero señalar que Liliana Menéndez alude en sus dibujos al proceso del nacimiento de la escritura y a  la capacidad de significación de ella. Este doble juego poético sensible e inteligente entre la escritura en si misma como gesto y su capacidad implícita de representación que ella desarrolla en su obra le valió el premio del concurso de dibujo organizado por el Museo Emilio Caraffa de Córdoba para artistas de esa provincia consistente en exponer individualmente en La Línea Piensa.


Luis Felipe Noé

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus