buscar

Lavalleja 1062 [mapa]
Tel 4772-6754
Mar a Vier de 13.30 a 20 hs. Sáb de 13.30 a 16 hs.

www.artexarte.com.ar info@artexarte.com.ar

B.I.C. -Buró de Investigación de lo Contingente-

Julián León Camargo

Del 06 de Octubre al 14 de Noviembre de 2012 - Inaugura: 13hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
Descargar

DESCARGAR CATALOGO

 
 
 

Julián León Camargo quien, oficiando de arqueólogo, recibirá objetos de diferente procedencia para instalarlos en una nueva convivencia que tal vez permita vislumbrar la inevitable presencia del azar en ese ordenamiento. 

 

Alguien en un espacio vacío recibe regalos, objetos diversos de diferente procedencia, imágenes, fotografías,  pedazos de material,  textos, juguetes, adornos, muebles, papeles y luego busca darles un orden en un constante movimiento de cosas que se conectan unas con otras y con el espacio donde se encuentran, el espacio que las almacena, que las contiene, que las reúne. Pero
¿qué orden?, ¿de qué manera pueden estas cosas convivir juntas?, ¿qué tiene que hacer una moneda al lado de un candelabro?, ¿qué hace que una fotografía de una mujer de ojos azules se encuentre al lado de una miniatura  de la torre Eiffel parisina?, ¿qué tiene que ver una frase extraída de una canción  de los Rolling Stones junto  al cartón  interno  de un rollo  de papel higiénico? Primero coloca los objetos en el suelo, uno al lado del otro, en una hilera a manera de inventario, un análisis físico; color, textura, peso, forma, superficie; arqueología material. Luego comienza a mover los objetos, a compararlos, a yuxtaponerlos unos sobre otros, los mueve de aquí para allá, los organiza y reorganiza, siempre buscando una relación entre ellos. Sin embargo, estas relaciones no se basan únicamente en sus características físicas, los objetos tienen una historia propia, un pasado que los llena de significado y esa carga conceptual genera nuevas relaciones que en lugar de anular las iniciales las complementan,  las enriquecen; arqueología psíquica. Sin embargo, esta pesquisa de correspondencias, esta cacería de coincidencias, es un trabajo que en lugar de acabarse abre un camino infinito, los objetos no sólo se relacionan entre ellos sino que evocan nuevos temas aparentemente ausentes, nuevos lugares, nuevas historias implícitas en las propias que no pueden dejarse de lado, que no pueden omitirse y de las cuales se tiene que dar cuenta, historias que se deben contar, pues estas cosas que le son regaladas son sólo segmentos de otras narrativas de las que han sido arrancados, extractos, como el trozo de una historia que no puede contar en su totalidad, como párrafos de un texto perdido para siempre o incluso palabras, sílabas, letras que al ser colocadas unas junto a otras forman nuevas unidades de sentido, nuevas historias; collage. Entonces el archivo se abre y se hace necesario empezar un proceso de investigación  que permita  dar cuenta de las relaciones evocadas, el archivo no solo crece físicamente sino que se posterga en el tiempo; si el azar es lo que mueve el mundo, dar cuenta de ese azar, evidenciar su naturaleza, implica abarcar al mundo entero, el mundo  como  archivo:  todos los zapatos y todos los caminos,  todas las camisas,  todas las fotografías, todas las canciones y todas las piedras, todos los ojos, todos los relojes, todas las manos, todas las palabras, todos los libros, todas las ventanas, todos los periódicos y todos los tejados, todas las nubes, todas las luces, todos los codos, todos los pelos, todos los dientes, todas las cobijas, todas las sillas, todos los labios, todos los cuadernos, todas las faldas, todos los papeles, todos los cuadros, todos los lápices, todas las uñas, todas las calles, todas las cornisas y todas las farmacias, todas las perillas y todas las puertas, todos los calcetines, todas las baldosas, todos los lavamanos, todos los ojos de muñeca, todos los adoquines, todas las tablas de madera, todas  las orejas  y todos  los pisapapeles,  todos  y todas,  todo, absolutamente  todo. Pero esa totalidad es, como todo lo necesario, imposible, nadie se puede preciar de poder abarcarlo todo, de verlo todo, de tenerlo todo; ¿fracaso último del capitalismo?. Entonces ¿qué queda?, sólo retazos, fragmentos  o restos, trapos, y la esperanza, la secreta fe de que, tal vez, al señalar la relación fortuita  entre  esos  pedazos condensados  de  manera  aleatoria  se  haga  visible,  así sea sólo por  un  breve  instante,  el  azar  que  mantiene  juntos  todos  los  pedazos  del  mundo,  todas las partículas del universo.

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus