buscar

Av. Infanta Isabel 555 [mapa]
Tel 4775-7093 4774-9452
Mar a Vie 12 a 20 hs. Sab Dom Fer 10 a 20 hs.

info@museosivori.org.ar www.museos.buenosaires.gov.ar

Aurelio Macchi. Amor y dolor

Aurelio Macchi. Amor y dolor

Aurelio Macchi

Del 20 de Octubre al 02 de Diciembre de 2012 - Inaugura: 12hs  - Entrada: $ 1.- Jue y Sáb gratis

 
anterior siguiente
 
 

Se exhibirán esculturas en metal o cemento y tallas en madera realizadas por el maestro Aurelio Macchi. “En el conjunto de sus esculturas prima el sentido original de la forma que envuelve a la figura. Ellas no son un mero volumen en el espacio sino estructuras verticales y horizontales  que toman posesión del mismo y establecen con él una serie de interacciones. De allí que no exista una visión frontal privilegiada, sino que estimula a recorrerla para poder percibir en su totalidad el carácter tridimensional de la misma”, destaca la Lic. Silvia Marrube, investigadora del Museo Sívori.   

 

“La producción artística de Macchi –continúa Marrube– posee un rasgo genérico, es primordialmente antropomórfica. Y es aquí donde se establece una estrecha relación entre forma y contenido, porque estas piezas apelan a un sentimiento de solidaridad y confraternidad. Su temática invoca las emociones y los sentimientos más elementales y profundos, originándose así un intercambio dialógico con el espectador. En este sentido, se puede hablar de una escultura de carácter existencialista, en tanto el hombre es el centro de su reflexión y de su praxis artística”
 

 

 

La poesía blindada de Aurelio Macchi
Jorge Abot. Buenos Aires.

 

Aurelio Macchi pertenece a esa generación de escultores que se formaron como obreros dentro de los talleres de escultores italianos y catalanes que llegaron a nuestro país para realizar monumentos en los primeros años del siglo XX. 

Todos los secretos del oficio inmigrante pasaron a las manos de Aurelio; luego la escuela de Arte y Oficios, la Escuela de Bellas Artes y por fin Ossip Zadkine en París.

Tradición y ruptura se fueron acumulando en la mochila de Aurelio, para vivir en un país difícil, fragmentado, siempre entre oposiciones tan apasionadas como falsas.

Cómo ser libre entre opuestos, cómo crear un lenguaje propio sin caer en la fascinación por “lo nuevo”, por la moda, por las vanguardias que se sucedían una tras otra; cómo ser de aquí y ser universal.

La elección de la soledad para construir una manera de decir que lo exprese y lo identifique; que nos exprese y nos identifique.

Corredor de fondo, maestro de generaciones, escultor de culto para sus colegas, las
obras de Aurelio respiran poesía y estructura, ternura y solidez. 

La construcción de su poética está tramada por tensores que sostienen cada volumen.

Se instalan en el espacio abarcándolo, extendiendo al mismo el aliento de su concepción de lo bello, sin concesiones, sin vacilaciones. 

Tradición y ruptura, sentido de lo sagrado, unidad absoluta entre materia y gesto. 

La huella de su mano destilando ternura en el barro, la madera o el metal, para registrar, ya sea el instante en que un cuerpo de mujer vuelve del mar; o a ese caballo, del que no sabemos de qué calesita saltó para quedar en su retina; o qué Centurión lo montó a las puertas de la Catalunya de su madre; o registrar el grito por el dolor de todos. 

El instante que sugiere, que conmueve para quedarse para siempre entre los tensores de esa mezcla única de poesía y de estructura, de emoción y rigurosidad.

De adentro hacia afuera, la madera manda, habla, empuja, dirige esas herramientas torpes en manos tan sabias para arrancar, golpear, desgarrar, desgajar, dejar la huella que marcará el ritmo, que tensará el gesto. 

Tradición y ruptura, realismo sin anécdotas, exaltación de la vida, arte con mayúsculas.

Si el arte va entregando signos de una identidad para construir una cultura –nuestra cultura-, Aurelio Macchi ha entregado y sigue haciéndolo, su poética blindada.

Si identidad es excelencia y orgullo de pertenencia, cuando se reconoce lo mejor de una cultura, la obra de Aurelio surge nítida, clara, rotunda, para emitir el sonido que le permitirá vencer al tiempo.

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus