buscar

Marta Parga


Punta Alta, Pcia. Bs. As. Argentina (1942)
Artista plástica.

Marta Parga nace en Punta Alta, viene a Buenos Aires y comienza a tomar clases de dibujo y pintura con: Cristina Santander y Víctor Chab.

A partir de 1984 comienza a exponer dibujos  y pinturas, en 1994 hace su primera instalación, presentando una particular visión de los libros y las bibliotecas, para continuar con sus “construcciones” blancas.

 

martaparga.com.armarta.parga@yahoo.com.ar

Marta Parga
anterior

1/3

siguiente

ver más
Marta Parga

 

En el 2003, recibe el premio Cóndor por su trayectoria. A partir de 1984 comienza a exponer dibujos y pinturas, en 1994 hace su primera instalación, presentando una particular visión de los libros y las bibliotecas, para continuar con sus “construcciones” blancas, en donde la luz y las sombras son su máxima preocupación en el proceso de investigación en que se encuentra inmersa actualmente.

 

Selección de exposiciones:

2012   Galería Van Riel. Buenos Aires. Argentina.
2012   Galería Pasaje 17-Colectiva. Buenos Aires. Argentina.
2009   Galería Van Riel. Buenos Aires. Argentina.
2007   Galería Coppa Oliver. Buenos Aires. Argentina.
2004   Teatro Argentino de la Plata Buenos Aires. Argentina.
2003   Galería Principium. Buenos Aires. Argentina.
2001   Centro Cultural Recoleta. Buenos Aires. Argentina.
1998   Centro Cultural Recoleta . Buenos Aires. Argentina.
1994   Centro Cultural Recoleta. Buenos Aires. Argentina.
1992   Galería Trapecio.Lima.Perú.
             Fundación Banco Patricios. Buenos Aires. Argentina.
1991   68 Salón Anual Museo de Bellas Artes Rosa Galisteo de Rodriguez (Santa Fe), Argentina.
            “Premio Alianza Francesa´
1989   Galería Marienbad.Buenos Aires. Argentina.
1988   Grupo Prisma. Museo de Arte Moderno.Buenos Aires. Argentina.
             Colectiva Galería Trapecio. Lima Perú.
1984   Colectiva. Galería Hilda Solano.


Además de su labor como artista plástica, a comienzo de la década del setenta trabaja como Jefa de Producción para el cine nacional y producciones extranjeras, entre las que se encuentran: Trópico del Cangrejo, Camila , Miss Mary, Yo, la peor de todas, Sol de Otoño, La Ciénaga, Un Oso Rojo, La Niña Santa, Hamaca Paraguaya.

.......................................................


Marta Parga: Luz [...] Acción.
Por Elena Oliveras

Silenciosos, casi minimalistas, los relieves de Marta Parga prescinden del entretenimiento anecdótico. Los anima la elocuente mudez del blanco, el ritmo de la composición, los llenos de un sin fin de varillas, los intervalos, los espacios vacíos y, en todos los casos, la luz en juego aleatorio con las sombras.

La materia es básicamente la misma: la fina varilla de madera pintada, por lo general de blanco (y ocasionalmente de negro), generadora de líneas que barren la superficie del soporte. A la par actuarán siempre materias inmateriales -la luz y su inseparable compañera, la sombra- junto a otra instancia material: el cuerpo del espectador, invitado a desplazarse ante la obra. A lo largo del tiempo, obstinadamente, Parga ha estudiado la vida de los elementos en el devenir mágico de sus sombras; primero, en el soporte plano del papel, y luego, en el espacio tridimensional del relieve y la escultura. Optando no por el movimiento sino por la transformación, transita la vía cinética que hace más de cuatro décadas abrieron maestros como Yacoov Agam o Carlos Cruz Diez. Pero si tenemos en cuenta la importancia de la luz como fuente de transformación, el artista más próximo a la poética de Parga es, sin duda, Luis Tomasello. En ambos casos, los elementos -varillas en Parga y cubos en Tomasello- pierden consistencia física desvaneciéndose en la sensación. Si bien blancas, las varillas producen distintas sensaciones de grises, simulando a veces una especie de oleaje que rompe la regularidad de la cuadricula de base.

La preocupación de Parga por la transformabilidad de la obra no oblitera contenidos. Aunque, como
señalamos, no hay anécdota directamente expuesta, no por eso deja de haber sugerencias, por ejemplo, al tema del paisaje. Parafraseando a Cézanne cuando afirmaba: "El hombre ausente pero por completo en el paisaje", podríamos decir ahora: "El paisaje ausente pero por completo en las construcciones de Parga". Así, en la imaginación del espectador, el rayo del sol puede hacerse presente iluminando un fragmento de vegetación y haciendo ver de modo diferente lo que está alrededor, como también el viento puede hacerse presente abriendo blancos en la hierba, ordenando y desordenando, dibujando pasajes y laberintos.

Sucede que más allá de la percepción, opera el precepto. Si aquélla -como resultado de la impresión de un estímulo sobre un órgano- es explicable, éste no lo es. Esencialmente complejo, el precepto va más allá del dato físico del presente. En él se incluye, junto a la percepción actual, las percepciones pasadas. Es, por ejemplo, la resonancia de todo lo que hemos vivido frente al paisaje. Gracias a él nos hacemos uno con la obra del artista, convirtiéndose ésta en lugar de máxima comunicabilidad. Se lo ha llamado "el enigma". En el caso de Parga, ese enigma alcanza un grado máximo de dramaticidad en los relieves que incorporan varillas pintadas de negro, sugiriendo paisajes cósmicos, sublimes y aterradores. Paisajismo de corte romántico que saca provecho de las distintas longitudes de las varillas generadoras de efectos táctiles diferentes; en algunos momentos, las zonas aparecerán blandas y suaves y, en otros, duras y erizadas. No sería arriesgado suponer que la experiencia de Parga en el campo de la cinematografía ha influido en su producción plástica, como si en su trasfondo se mantuvieran los dos términos de la vieja expresión "Luz [...] acción". La cámara ya no está pues no hace falta fijar el devenir sino, por el contrario, mostrar una transformación sin fin. Tanto más cuando la acción de la luz (siempre diferente en incidencia e intensidad) y el desplazamiento del espectador van de la mano del omnipresente azar.

Parga gusta del espectáculo. De allí que uno de los rasgos sobresalientes -y el más sorprendente- de su obra sea el manifestar la coherencia de un pensamiento asentado en una paradoja: la presencia simultánea de la fascinación de un espectáculo de transformaciones y el protagonismo, no menos importante, del espectador/participante que continuada y silenciosamente lo actualiza. Metáforas éstas de un mundo descentrado que se deshace en la subjetividad de quien lo observa intentando, infructuosamente, encontrar un punto privilegiado de visión. Sólo lo orienta una luz imprevisible, huidiza, nunca igual.

Elena Oliveras / del 13 de junio al 7 de julio de 2007


cerrar

 
anterior siguiente
 
anterior
  • Marta Parga. sin título- 20cm x 20 cm. - madera-varillas de palo blanco.


  • Marta Parga. sin título-150cm x 150cm madera y alu.minio


  • Marta Parga. sin titulo- 50cm x 50cm- madera y varillas de palo blanco.


  • Marta Parga. Sin título- 40cm.x140cm-madera y varillas de palo blanco.


  • Marta Parga. aerolito_bordo Relieve 10. 48 x 48cm.


  • Marta Parga. Cuadrado_felpudo. Relieve 7   150 x 150cm.


  • Marta Parga. El_camino Relieve 6   100 x 100 cm.


  • Marta Parga. El_camino_de_marcos (2)Relieve 15   50 x 100 cm.


  • Marta Parga


  • Marta Parga. El sendero largo. Relieve 1   100 x 100 cm


  • Marta Parga. Invitación Relieve 12.   70 x 170


  • Marta Parga. sin título. 40cm x 140cm.-Madera y varillas.


siguiente
 

ARCHIVO

2014

19.06.2014

Paparella | Banchero | Parga | colectiva

Van Riel

2012

20.09.2012

Relieves y Luces

Van Riel

2009

26.11.2009

Pintura y Luz

Van Riel

2007

2003

12.11.2003

Construcciones blancas

Principium




 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus