buscar

Edgardo Antonio Vigo


La Plata. Argentina (1928-1997)
Arte Contemporáneo Artista Conceptual.

Entre 1950 y 1991 trabajó en el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires. Alentado por sus compañeros de trabajo, desde 1950 estudió arte y realizó el Profesorado de Dibujo en la Escuela Superior de Bellas Artes (UNLP). A partir de la década del 60 también dictó clases de dibujo y estética en el Colegio Nacional de La Plata.

Edgardo Antonio Vigo
anterior

1/1

siguiente

ver más
Edgardo Antonio Vigo
A los 25 años viajó a París, donde entró en contacto con las vanguardias europeas y la pintura contemporánea. A su regreso desarrolló la teoría Relativuzgir’s, cuyo título remite a las ideas de relatividad, electricidad y movimiento, a partir de las cuales creó máquinas inútiles como el Cargador eléctrico (1957), y collages, grabados y publicaciones artesanales, germen de su producción futura.
 
Durante las siguientes cuatro décadas, produjo publicaciones, objetos y acciones y hasta creó su propio museo, el Museo de la Xilografía de La Plata. Organizó importantes exhibiciones en el Instituto Torcuato Di Tella y el Centro de Arte y Comunicación (CAyC), pero también exhibió su trabajo en clubes de barrio, asociaciones mutuales, sindicatos y escuelas de la provincia. Asimismo, participó de exposiciones y publicaciones internacionales vinculadas al arte correo y la poesía visual, de los que fue pionero en nuestro país.
 
El reconocimiento del ámbito artístico local llegó sólo a comienzos de los años 90, con las exposiciones en la Fundación San Telmo y el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI). En 1994, Vigo participó del envío argentino a la 22a Bienal Internacional de São Paulo junto a Líbero Badíi y Pablo Suárez, e integró las 1a  y 7ª Bienales del Mercosur (1997 y 2009).
 
Falleció el 4 de noviembre de 1997 en La Plata. Dejó su legado a la Fundación Artes Visuales de La Plata que en la actualidad acoge al Centro de Arte Experimental Vigo.

..................................................................................................................
 
por Clemente Padín

A principios de los 50 egresa de la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Unos años después, en 1953, a través de una beca, viaja a Francia, donde conocerá al artista venezolano Jesús Soto y entrará por primera vez en contacto con la escena del arte internacional. En 1954, ya de regreso en la Argentina, Vigo realiza una exposición de objetos de madera encerrados en cajas que ofrecían variadas posibilidades para ser manejados por el público. La muestra provoca un pequeño escándalo -el público destruye gran parte de las obras-, escándalo que lo seguirá acompañando durante gran parte de su trayectoria.
 
Tres años más tarde, Vigo comenzará a trabajar en sus "Máquinas Inútiles". En 1961 funda la publicación "Diagonal Cero", con la que empieza su permanente intercambio con el movimiento internacional de arte por correo a través de la cual tuve oportunidad de entrar en contacto con él, intercambiando Diagonal Cero con mi propia publicación Los Huevos del Plata y, más tarde, OVUM 10. También edita "WC", "Hexágono 70" y otras, difusoras de la "novísima Poesía" junto a "Nuestro Libro Internacional de Estampillas y Matasellos" con sellos y matasellos originales de artistas de todo el mundo considerada, hoy día, uno de los primeros Libros de Artistas.
 
Su compromiso con el arte correo fue total habiendo creado la expresión “comunicación a distancia” para este género no ovacionado del arte. A nivel teórico se destaca su propuesta "Hacia una Poesía para y/o a Realizar”, a través de la cual intenta llevar, al espectador, de su rol pasivo a la categoría de constructor-creador del poema. Su obra clásica en este sentido es "De la Poesía Proceso a la Poesía para y/o a Realizar" (Diagonal Cero, La Plata, 1970).Y continuó con la “I Expo de Proposiciones a Realizar” de 1971, que realizó en el Cayc de Buenos Aires donde, con el marco de las propuestas recibidas de casi todo el mundo, se reunieron los artistas Wlademir Dias-Pino (creador del Poema/Proceso brasileño), Guillermo Deisler, poeta visual chileno, hoy extinto, y los uruguayos Francisco Accame, músico y poeta fónico y Clemente Padín.
 
En 1965, el público de La Plata volverá a recibir con indignación otro de sus trabajos, el "Palanganómetro Mecedor para Críticos de Arte", presentado junto a la "Bi-Tri-Cicleta Ingenua" en el Museo de Artes Plásticas de La Plata, en el contexto de la exposición de artistas reunidos en torno al Movimiento de Arte Nuevo.
 
Vigo será despectivamente motejado de "vanguardista". Tal vez empujado por esa incomprensión violenta de la que su propia ciudad lo hacía objeto, Vigo sólo volverá a exponer en muy contadas ocasiones y en espacios alejados del circuito institucional, desarrollando sin embargo una actividad continua en el área alternativa. En 1966 realiza las primeras versiones de "El Ciclista Oprimido" -entonces denominado "El Ciclista Comprimido"- y "Nido de Amor". En 1967 son editados en París sus "Poemas Matemáticos Barrocos" -verdadero ejemplo de poesía experimental interactiva en el que el espectador compone sus propios poemas al manipular una serie de planos de colores.
 
En 1968 construye su "Manojo de Semáforos" en una de las esquinas de La Plata -obra que inaugurará la serie de los "Señalamientos" que se continúa hasta finales de la década de los ochenta. En sus palabras: “Consistió en analizar desde el punto de vista estético y creativo el semáforo ubicado en las intersecciones de las avenidas 1 y 60, de La Plata. Tratándose de un elemento anónimo e inútil para su función específica (causante esto último de irónicos comentarios ciudadanos) ese manojo de semáforos, motivó el intento de implementar un diálogo de base concreta y contenido abstracto. El público invitado a concurrir, debió desarrollar sus ideas utilizando las claves mínimas dadas por el convocante, que no concurrió a la cita.
 
El propósito era restar todo contacto prejuicioso para generar una acción en libertad.” En 1969 realiza su film "Blanco sobre Blanco: Homenaje a Kasimir Malevich" -que debía proyectarse de manera tal que la imagen quedara a espaldas del público. En ese mismo año, organiza la "Exposición Internacional de Novísima Poesía" en el Instituto Di Tella de Buenos Aires. El 30 de Setiembre de 1990 realizo durante la “Exposición de Ediciones de Vanguardia” en el Hall de la Universidad el señalamiento que me había enviado, el “Poema Demagógico”, una parodia del acto eleccionario. Mediante la emisión del voto en una urna de embocadura redonda y cuyos votos no eran formularios que repartí entre el público en donde se solicitaba que se expresara lo que se sintiera en ese momento y que, luego, lo introdujera en una urna especial con el orificio redondo.
 
Las hojas debían arrollarse quedando en claro la simbología sexual del acto. La fecha tiene especial significación para mí ya que, a sus instancias, realicé mi primer acción, llamada “La Poesía debe Ser Escrita por Todos” (Isidoro Duchase), de carácter netamente poético. A partir de los años setenta se enfatiza el contenido político de su trabajo y, en 1976, cuando llega la dictadura militar a la Argentina, será afectado de una manera íntima y brutal cuando desaparece su hijo Palomo Vigo. Su poema visual "Sembrar la memoria" se convirtió en un emblema de la resistencia a la dictadura. En 1991 se realiza en el espacio de la Fundación San Telmo, en Buenos Aires, una muestra con carácter retrospectivo que abarcará más de treinta años de la labor del artista. Vigo festejará la ocasión paseando por el patio de la Fundación montado en una versión remozada de su "Bi-Tri-Cicleta Ingenua". En 1994, es seleccionado para integrar el envío argentino a la vigésimasegunda Bienal de San Pablo, Brasil, logrando el reconocimiento mundial a ese nivel.
 
A mediados de 1997, lo invitan a exponer obras en La Plata, y en Buenos Aires, en el Instituto de Cooperación Iberoamericana, donde presenta una importante exhibición de estampillas, postales, sellos y un variado material que Vigo realiza para su intensa actividad en el arte por correo. En su trayectoria artística, Vigo desarrolla obras en el campo del grabado siendo un xilógrafo autodidacta. Funda y co-dirige el Museo de la Xilografía de La Plata, participando en muestras, presentaciones y charlas para difundir la técnica y cultores del grabado en madera. Hoy día, una Fundación lleva su nombre y preserva sus obras en La Plata, dirigida por la Arquitecta Ana María Gualtieri.
 
Fruto de sus concepciones es este pequeño texto que reúne, sintéticamente, sus ideas con respecto al arte participativo publicado en el catálogo de la exposición "Poeta de la distancia" de Edgardo Antonio Vigo realizada en agosto de 1997, en la Galería I.C.I., Buenos Aires, Argentina: "Hacia un arte tocable que quiebre en el artista la posibilidad del uso de materiales "pulidos" al extremo de que produzcan el alejamiento de la mano del observador -simple forma de atrapar- que quedará en esa posición sin participar "epidérmicamente" de la cosa. Vía uso de materiales "innobles" y para un contexto cotidiano delimitador del contenido. Un arte tocable que se aleja de la posibilidad de abastecer a una "elite" que el artista ha ido formando a su pesar, un arte tocable que pueda ser ubicado en cualquier "hábitat" y no encerrado en Museos y Galerías. Un arte con errores que produzca el alejamiento del exquisito.
 
Un aprovechamiento al máximo de la estética del "asombro", vía "ocurrencia" -acto primigenio de la creación- para convertirse -ya en forma masiva, en -movimientos envolventes- o por la individualidad -congruencia de intencionalidad-, en actitud. Una arte de expansión, de atrape por vía lúdica, que facilite la participación -activa- del espectador, vía absurdo. Un arte de señalamiento para que lo cotidiano escape a la única posibilidad de lo funcional. No más contemplación sino actividad. No más exposición sino presentación. Donde la materia inerte, estable y fija, tome el movimiento y el cambio necesario para que constantemente se modifique la imagen.
 
En definitiva: un arte contradictorio." Para terminar, permítanme citar una nota anterior: “Difícilmente esta breve nota, sin ninguna pretensión crítica, pudiera abarcar todas o algunas de las facetas y dimensiones de este creador infatigable, apenas rescatar esquemáticamente su actitud frente al arte y a la sociedad en la que vivió y sufrió, de quien sólo pudo sujetarse a sus propias reglas y que, trató, durante toda su vida a ser consecuente con sus ideas libertarias.
 
Su obra perdurará eternamente en tanto exista en el hombre ese afán por la libertad que él intentó mantener despierto enfrentándonos a la disyuntiva de elegir entre las variadas posibilidades de significación (incluso de alterar el sentido) que ofrecían sus obras y asumir y concretar así, a través de la opción, nuestra más genuina naturaleza : la aspiración a la libertad.”

cerrar

 
anterior siguiente
 

ARCHIVO

2016

2011

2009

2008




 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus